EC 2 – EL : Habitabilidad líquida

1. Habitabilidad líquida – El sonido, la música ambiental y la atmósfera

Brian Eno – Música Ambient

“A lo largo de los últimos años, me he interesado en la utilización de la música como ambiente. Un ambiente se define como una atmósfera, o como una influencia envolvente: un color. Mi intención es la de producir piezas para ocasiones y situaciones muy particulares, con vistas a generar un pequeño pero versátil catálogo de música medioambiental apropiado para una amplia variedad de estados de ánimo y atmósferas. Mientras que las compañías existentes de música enlatada actúan desde la base de regularizar ambientes borrando su idiosincrasia acústica y atmosférica, la Música Ambient pretende realzar esa idiosincrasia. En tanto que su intención es la de resaltar el ambiente añadiendo estímulos (aliviando supuestamente el tedio de las cuestiones rutinarias y nivelando las subidas y bajadas naturales de los ritmos corporales) la Música Ambient intenta inducir calma y generar un espacio para pensar. La Música Ambient debe ser capaz de acomodar distintos niveles de atención sonora sin imponer uno en particular, debe ser tan ignorable como interesante.”

Music for Airports, Ambient I, Brian Eno:

“Any airport you might go to, anywhere in the world, you will here this playing. It is designed to resonate harmonically with the cerebellum novus, a part of the brain which controls emotional outbursts and also helps promote feelings of love towards ones fellow man. It helps terrorists appreciate humanity and many just of them just leave the airports with tears in their eyes. The C.I.A. uses it for the reprogramming of hardened criminals.”

David Toop – El fondo convertido en primer plano: reflexiones acerca de la atmósfera y el sonido.

“Podríamos describir la atmósfera como una condición entre la ciencia y el arte. La ciencia reside en las condiciones fugitivas – quizá la presión del aire y la temperatura, y la acústica de un lugar, además de algunos sonidos, a nivel de infrasonido u ondas ultrasónicas que solo podemos sentir físicamente, más que oirlas conscientemente. El contraste es clave. Dos personas pueden estar comunicándose, incluso discutiendo, y la verdadera tensión (la atmósfera), surge del conocimiento compartido de que la comunicación ha cesado. Y tal vez nunca vuelva a empezar. Algunos aspectos de estas atmósferas derivan del sonido. El sonido significa ruido activo, un sonido periférico, sonidos ambientales efímeros, resonancias espaciales, sonidos más allá de la percepción humana, quietud extrema o cualquier combinación de estas variaciones. La parte interesante de esto, la importancia del sonido en la naturaleza del ambiente, es el hecho de que la gente está mucho más sensibilizada con los objetos o la presencia humana que con el sonido.  Los sonidos periféricos solo pasan a un primer plano si aprendes a escuchar. Son tan importantes como la temperatura del aire, la textura de un muro o la claridad de una luz. Los sonidos tienden a conectar recuerdos e ideales. El sonido ambiental, percibido como un campo continuo, comienza con puntos en el espacio, que comienzan a dispersarse y a moverse antes de que los oigamos. Escuchar un paisaje sonoro es sentir las capas del sonido que se desplazan, precisas y superpuestas, fundiéndose en una perspectiva lejana. Practicar tal esucha es aprender una rama esotérica de la cartografía, intangible y fluida, fugaz y temporal.

Esuchar es un tema de atención. Necesitamos pensar sobre eso, y pensar sobre los ambientes en los que se esuchará el sonido.”

Después de todo esto, me pregunto si podemos tratar el sonido y la música ambiental como un tema de investigación arquitectónica. En la arquitectura parece que siempre adquiere una importancia determinante la forma visual, la imagen del objeto. Si entendemos la arquitectura como una forma de pensar, una manera de interesarse por las cosas, y la habitabilidad como el conjunto de relaciones que se establecen entre las personas, entonces el sonido, como un elemento más de nuestros sentidos vitales, es muy posible que pueda también determinar ciertos tipos de relaciones y de modos de vivir todavía poco explorados. Lo interesante es que se trata de algo indeterminado y por tanto líquido, que puede fluir o escaparse dadas sus propiedades abstractas.

2. Habitabilidad líquida – Viaje en el espacio/tiempo – Sustancias y elementos invisibles que determinan un cierto espacio

Philippe Rahm – Arquitectura como desplazamiento climático y temporal – Ondas y sustancias componentes de un ambiente

“En nuestra reciente producción, existe un interés cada vez mayor por el desplazamiento como medio de creación de forma. Por desplazamiento, entendemos la producción artificial de un clima, de un momento, de una geografía, apropiados para responder a la función de un espacio. No sólo desfase horario, aclimatación, viaje en el tiempo, hibernación, sino también deslizamientos a través de dimensiones límites, ubicuidad, channeling, polifonía, espectralidad, near death experience. El origen mismo de la arquitectura puede percibirse como una voluntal de desplazamiento, tanto geográfico como temporal.

Hormonorium – Philippe Rahm

El Hormonorium sería una reformulación, a orillas del mar, de un clima de alta montaña. Un espacio interior, a 3000 metros de altitud, situado a nivel del mar, a cero metros del altitud. En este caso, franquear la puerta del Hormonorium, supone elevarse de pronto a 3000 metros, encontrarse en un espacio donde la proporción de oxígeno en el aire disminuye del 21% al 14,5% , donde el espectro electromagnético reproduce la claridad extrema de un día blanco, con una intensidad luminosa ambiente de hasta 10000 luxes.

Going beyond visual and metric mediation, establishing a continuity between the living and the non-living, the Hormonorium opens up to the invisible, to electromagnetic and biological determinations. Understanding the physicochemical mechanisms that govern organisms brings about a change in how we understand space, and thus in the way we inhabit the environment. The Hormonorium is an “im-mediate” space, no longer resorting to semantic, cultural or plastic media for the making of architecture. By exerting an influence outside the realm of the senses and the skin, the Hormonorium creates a synthesis of the organic, of mood and space, by establishing a continuity between architecture and human metabolism, between space, light and the endocrine and neurological systems.

 The floor is a dazzling, luminous false floor made of Plexiglas to allow the passage of UV light. It is made up of 528 fluorescent tubes, which emit a white light that reproduces the solar spectrum, with UV-A and UV-B. Because of its inverted radiation, emitted from the ground, as in the case of snow, the luminous radiation is not blocked by the eyelids, the eyelashes or the natural tilt of the head. This very bright light of between 5,000 and 10,000 lux stimulates the retina, which transmits information to the pineal gland that causes a decrease in melatonin secretion. By so lowering the level of this hormone in the body, this environment allows us to experience a decrease in fatigue, a probable increase in sexual desire, and regulation of our moods. Due to the presence of UV-A, the Hormonorium will be a tanning environment, while the UV-B rays will enable the synthesis of vitamin D. The Hormonorium will therefore be a climate that stimulates the body physiologically.”

Parece ser así que la  localización de los diferentes ámbitos de lo habitable se podría hacer únicamente en el campo electromagnético, en el campo de lo invisible, de lo indeterminado. Las sustancias y características que componen estos espacios podrían determinar la vida de las personas de una manera o de otra, cambiar o repensar las relaciones humanas y por tanto la habitabilidad. Si además estas características invisibles tienen una determinación espacio/temporal, se podría a través de este nuevo tipo de habitabilidad líquida moverse en el espacio/tiempo a través de la simple reproducción de las características invisibles de un lugar o época determinada.

Publicado en -

EL1- Consideraciones iniciales.

El modelo actual de urbanización parcela el terreno. La propiedad privada está vinculada a la delimitación de cada propiedad. De esta manera, lo que podría ser como en la Ciudad Industrial de Tony Garnier (cada casa unifamiliar una unidad volumétrica en un plano verde continuo) acaba siendo lo que son las urbanizaciones: calles con casas y muros, la vegetación dispuesta cartesianamente en hilera en lugar de a su aire. El espacio público de las urbanizaciones unifamiliares suburbiales carece de entidad porque consiste en vías asfaltadas. El que existan huecos de parque rara vez conduce a una visión unitaria del territorio.

Ciudad Industrial de Tony Garnier, 1918

Quiero que las condiciones de mi planteamiento partan de la siguiente intención: llegar a unas unidades volumétricas con entidad que se posen sobre el plano del territorio expandiendo la intuición que sobre él tenemos.

El interés está en ligar dos operaciones: una, física y formal, consistiría en resaltar el continuo del plano del mundo (frente a nuestro mundo dividido, fragmentado, acotado, desgajado) a través del efecto que los hitos tienen sobre el plano (efecto de resaltar la continuidad del plano frente al carácter unitario del hito). Esto tiene que ver con todo aquello de los sólidos platónicos, de la “Lección de Roma”, de la Filadelfia de Khan, etc.  Un reto sería, a mi modo de ver, no sólo definir la escala del lugar en cuestión, sino además hacer intuir una continuidad con el todo. Como condición de esto surge una medida que ya muchos han comentado: ABRIRSE HACIA LA CASA DE CAMPO. Otra medida evidente sería hacer como en la ciudad de Tony Garnier: no parcelar, ni trocear de la manera lineal que se suele, sino más bien disponiendo piezas en la alfombra verde del mundo.

Referencias en relación a la manera en que pretendo usar los sólidos, siendo consciente de la diferencia de escala.

En la primera operación, por lo tanto, no sólo se definiría la escala del lugar a través de los mencionados elementos volumétricos, sino que además el efecto de éstos habría de manipularse adecuadamente para conseguir  que todo el que camine por allí intuyera una verdadera expansión del territorio sobre sus límites. Como si el lugar tuviera una escala efectivamente y de hecho  la sensación fuera otra más abierta, más expansiva, más fluyente. La segunda operación consistiría en llevar este hecho de escala, este hecho puramente dimensional, a un hecho psicológico: llegar a una carga simbólica para este lugar. Los lugares públicos, los lugares en los que tiene lugar la vida y la actividad de la civilización como tal, siempre aspiran a eso. Las diferencias entre la plaza del casco antiguo y el centro comercial están contenidas en las diferencias entre sus cargas simbólicas. Uno es el artesano, el otro la macroproducción industrial masiva; uno es de ladrillo, madera, piedra, el otro parece de plástico. Uno tiene dimensiones humanas, adecuadas, y ha crecido orgánicamente (o al menos se inserta en un medio orgánico, el casco), mientras el otro es un almacén enorme con cristaleras absurdas y ascensores, y nos preguntamos cómo ha crecido (más aún, muchas veces nos preguntamos cómo ha podido crecer junto a eso, y por ello el más lugar indicado para levantarlos suele estar en medio de ninguna parte).  Creo que la mayor prueba de haber tenido éxito en esta operación es intuirse en un lugar tradicional, orgánico, como de casco, a pesar de no estar en tal sitio. El proyecto que visitamos el otro día, Cañorroto, me pareció que por momentos lo conseguía (a través de lo que se comentó que hacía, dar a un trozo de Madrid la sensación de pueblo tradicional).

Referencias de reutilización de formas del pasado, en concreto del escalonamiento, para establecer planos terraza-exterior-privado.

Referencia: Ciudad Gwang Gyo de MVRDV: consigue esa sensación de fluidez con el mundo aún situándose en una parcela.

Pero estoy seguro de que, para llegar al plano verde continuo regado de hitos, y hacerlo otorgándole una carga simbólica, hay que solucionar un gran problema: el hecho de que la parcela está inserta en trama urbana.

Ya que el solar no se encuentra del todo plenamente en la alfombra verde del mundo, habré de renunciar en parte al sueño de construir una ciudad escalonada de templos aztecas en mitad de la inmensidad plana para centrarme en recuperar lo más que pueda este sueño afrontando el límite con la trama urbana. Creo que la operación debe estar relacionada con lo que son los castillos, con la residencia del Queen’s College de Stirling, con todo lo que afronta el exterior dejando un corazón en el centro (Proyecto de Oiza de viviendas en la M-30). En mi caso, este corazón deberá quedar abierto a la casa de campo y tratar de conseguir en esa dirección la sensación de expansión dimensional y simbólica de la que hablaba.


Referencias de apoyo a la condición castillo: afrontar el límite con espacios de arcada que derivan en un corazón.

Ninguna de las referencias (bueno, tal vez la de MVRDV sí) se ajustan demasiado a la escala de trabajo y soy consciente de ello. El siguiente paso antes de empezar a pensar en las piezas sería aprehender la escala del lugar correctamente. ¿Con cuántas pirámides pequeñas podría establecer sobre un plano la escala del solar? ¿El límite, el castillo: se abre o se cierra, disimula o anuncia algo distinto?

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/tenochtitlan.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/stirling7.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/Sterling_1.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/slide_issue_4872.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/pwx_img.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/oos.bmp

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/MVRDV_Gwang_Gyo_2.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/jardines_castillo_stirling.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/IMG-9316-Florey-Building-Queens-Oxford-James-Stirling.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/Garnier.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/CRI_6064.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/castle-garden.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/1251826536kahn_090109_380px.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/axo-150×150.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/409212734_d3e9daf7f9.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/151508-3-muller-villa-in-prague-sw.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/8842e229-ec8d-4ce6-a7c4-cef2cd1f550d_160.jpg

http://unidadespegel.dpa-etsam.com/wp-content/uploads/2011/09/160px-Stirling_Edificio_Florey.jpg

Publicado en -

post-it city

Muchos pensarán que un post-it –ese trozo de papel amarillo que hay en casas, oficinas, papelerías, y que la mayoría pronuncia pósit– solo sirve para que tu madre te recuerde que tienes que ir al médico, para apuntarte algún teléfono importante, o para que tu pareja te deje algún mensaje romántico antes de que te despiertes. Sin embargo, otros van mucho más allá y con él crean un concepto, extrapolable al arte, sobre las ocupaciones temporales del espacio público. Es el caso de laexposición que acoge CentroCentro: Post-it City. Ciudades ocasionales. El proyecto –cuyo comisario es Martí Perán– es una coproducción del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) y Acción Cultural Española (AC/E), que se podrá visitar hasta febrero de 2012.

¿Qué es el fenómeno «post-it»?

Muchos se preguntarán qué significa este término cuando se aplica a una ciudad y no se trata del papelito amarillo. El concepto post-it city fue acuñado por Giovanni La Varra en su libro Mutations (2001) paradesignar distintas ocupaciones temporales del espacio público, las cuales generan una nueva forma de urbanismo, de estética y de arquitectura. Al igual que un post-it, estas ciudades aparecen y desaparecen sin dejar un rastro visible, aunque sí ideológico o sociológico. Por definición, su función estructural es efímera, aunque precisamente esta investigación y su posterior exposición tratan de reflexionar sobre la hiperregularizacióndel espacio público. En palabras de Martí Perán, «Post-it City sale de los límites, de lo categórico, de lo imprevisible. Su función es descategorizar todos los prejuicios a la hora de pensar en el espacio público; es decir, cómo comportarse, cuándo y dónde nos podemos tocar o besar, etcétera».

Así pues, el proyecto Ciudades ocasionales investiga los modos en que la subjetividad se apropia de lo urbano diseñando unas microciudades temporales «líquidas». Fluyen de la misma manera que el agua, van y vienen por todo el mundo, aunque, igual que el agua, tienen la capacidad de solidificarse, congelarse, en determinados lugares, y tener repercusiones políticas, económicas y sociales. Son, como explicó la presidenta de AC/E, Charo Otegui, ciudades que se hacen y se deshacen, que se montan y se desmontan.

De Barcelona a Madrid

El proyecto nació en Barcelona en 2005, fruto de un archivo compuesto por distintos casos de estudio cuyas investigaciones han sido desarrolladas por arquitectos, artistas, colectivos o universitarios, entre otros. La idea tiene su raíz en 2004, cuando se debatían en Barcelona las leyes del civismo. Aparecen, entonces, nuevos códigos de exclusión social, nuevas necesidades, nuevas capacidadesy nuevas formas de vivir. Todo en un núcleo muy reducido: la ciudad. Al ser una investigación/exposición itinerante, se ha enriquecido y ampliado en cada lugar del que se ha nutrido, como, por ejemplo, Los Ángeles, Nueva York, Hanoi, Santiago de Chile, Sâo Paulo, Cádiz, Buenos Aires, Viena, Berlín, El Cairo, Nairobi o Tijuana.

Ahora llega a Madrid, tras recorrer medio mundo, y lo hace con proyectos como Border Suburbias, que trata los movimientos en Tijuana (México) de sur a norte y, de nuevo, de vuelta al sur. Y es que en la frontera entre ambos «polos» hay un suburbio con basura y desechos del «Primer Mundo». Muchos mexicanos viajan de sur a norte, recogen materiales y vuelven al sur para utilizarlos en la construcción de sus casas. «Este proyecto es un elogio a la arquitectura anónima, de baja intensidad y bajo presupuesto, frente a la arquitectura chillona, de autor y alto presupuesto», explica Martí Perán.

Sin embargo, hay muchos más proyectos para ver y reflexionar hasta el 19 de febrero. Desde el movimiento 15-M en Madrid hasta un gimnasio debajo de una autopista en Sâo Paulo, pasando por los cementerios de «angelitos» –alegres y coloridos– en Santiago de Chile. Todos ellos, lugares que escapan a la legalidad porque son espontáneos; de ahí que, según Perán, «no pueden ser declarados ilegales, sino, en todo caso, alegales».

Publicado en -