La investigación individual.

Materiales autorreparables polímeros inteligentes

Se trata de un nuevo polímero (los polímeros se producen por la unión de cientos de miles de moléculas pequeñas denominadas monómeros, que constituyen grandes cadenas de formas diversas) capaz de prolongar la vida útil de numerosos materiales que sufren desgaste por el uso o por roturas accidentales, reparando dichas roturas y arañazos sobre su superficie, simplemente exponiéndolos a la luz ultravioleta.

El nuevo material ha sido creado con un proceso conocido como montaje supramolecular. Los polímeros convencionales se forman con una larga cadena de moléculas con miles de átomos, pero en cambio estos nuevos materiales están compuestos de moléculas pequeñas, reunidas en una cadena de polímeros utilizando iones metálicos como «pegamento molecular». Cuando incide sobre ellos la luz ultravioleta, el material, en principio sólido, se transforma en un líquido que fluye con facilidad. Cuando la luz se apaga, el material se reúne y se solidifica de nuevo, restaurando sus propiedades (el pegamento se deshace, y permite que el material fluya como un líquido y repare las fallas; una vez que se retira la luz, el pegamento vuelve a ubicarse en la cadena y el material se vuelve duro otra vez).

Está basado en 3 materiales, el principal es el poliuretano, que es un polímero elástico que a su vez tiene bastante resistencia a arañazos y roturas. Por otro lado, para repararlo se usan otros dos componentes, OXE (oxetano) y CHI (chitosan).

El funcionamiento sería el siguiente, cuando el poliuretano se daña, la estructura en forma de anillo del oxetano se abrirá, para crear dos terminales reactivas. Cuando le alcance la luz ultravioleta, esta funcionará como activador para el chitosan, que formará nuevos enlaces con las terminaciones del oxetano y de esta forma reparar las roturas en el polímero. El funcionamiento de este sistema es similar al que tiene el cuerpo humano.

Se publicó el 12 de septiembre de 2011 y se archivó como Curiosidades Tecnológicas. (https://curiososincompletos.wordpress.com/2011/09/12/material-autorreparable-polimeros-inteligentes/)

UTOPÍAS, HETEROTROPÍAS

“Están en primer lugar las utopías. Las utopías son los emplazamientos sin lugar real. Mantienen con el espacio real de la sociedad una relación general de analogía directa o inversa. Es la sociedad misma perfeccionada o es el reverso de la sociedad, pero, de todas formas, estas utopías son espacios fundamental y esencialmente irreales. También existen, y esto probablemente en toda cultura, en toda civilización, lugares reales, lugares efectivos, lugares que están diseñados en la institución misma de la sociedad, que son especies de contra-emplazamientos, especies de utopías efectivamente realizadas en las cuales los emplazamientos reales, todos los otros emplazamientos reales que se pueden encontrar en el interior de la cultura están a la vez representados, cuestionados e invertidos, especies de lugares que están fuera de todos los lugares, aunque sean sin embargo efectivamente localizables. Estos lugares, porque son absolutamente otros que todos los emplazamientos que reflejan y de los que hablan, los llamaré, por oposición a las utopías, las heterotopías; y creo que entre las utopías y estos emplazamientos absolutamente otros, estas heterotopías, habría sin duda una suerte de experiencia mixta, medianera, que sería el espejo.

El espejo es una utopía, porque es un lugar sin lugar. En el espejo, me veo donde no estoy, en un espacio irreal que se abre virtualmente detrás de la superficie, estoy allá, allá donde no estoy, especie de sombra que me devuelve mi propia visibilidad, que me permite mirarme allá donde estoy ausente: utopía del espejo. Pero es igualmente una heterotopía, en la medida en que el espejo existe realmente y tiene, sobre el lugar que ocupo, una especie de efecto de retorno; a partir del espejo me descubro ausente en el lugar en que estoy, puesto que me veo allá. A partir de esta mirada que de alguna manera recae sobre mí, del fondo de este espacio virtual que está del otro lado del vidrio, vuelvo sobre mí y empiezo a poner mis ojos sobre mí mismo y a reconstituirme allí donde estoy; el espejo funciona como una heterotopía en el sentido de que convierte este lugar que ocupo, en el momento en que me miro en el vidrio, en absolutamente real, enlazado con todo el espacio que lo rodea, y a la vez en absolutamente irreal, ya que está obligado, para ser percibido, a pasar por este punto virtual que está allá.”

Foucault, Des espaces autres

 

Cemento generador de luz

https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/787892/investigador-mexicano-crea-nuevo-cemento-con-capacidad-para-generar-luz?ad_medium=bookmark-recommendation&ad_name=iframe-modal

Plataforma Arquitectura, Junio 2016

“El nuevo ‘smart material’ desarrollado por Rubio Ávalos fue dado a conocer el pasado 20 de Octubre de 2015, en un comunicado de prensa oficial por la Agencia Informativa Conacyten el cual el investigador afirmó que las aplicaciones son muy amplias, dentro de las que más destacan están el mercado arquitectónico: fachadas, piscinas, baños, cocinas, estacionamientos, etcétera; en la seguridad vial y señalamientos; en el sector de generación de energía, como plataformas petroleras; y en cualquier lugar que se desee iluminar o marcar espacios que no tengan acceso a instalaciones eléctricas, dado que no requiere un sistema de distribución eléctrica y se recarga solo con la luz. La durabilidad del cemento emisor de luz se estima mayor a los 100 años por su naturaleza inorgánica, y es fácilmente reciclable por sus componentes materiales. La característica esencial de este nuevo material se obtiene mediante un proceso de policondensación de las materias primas (sílice, arena de río, desechos industriales, álcalis y agua). Este proceso, apuntó el investigador, se realiza a temperatura ambiente y no requiere hornos o altos consumos energéticos, por lo que la contaminación producida en su fabricación es baja, comparado con otros cementos como el Portland o los plásticos sintéticos.”

Citas

Bolufer, Pascual. Arquitectura Viva 154. Editorial: Arquitectura Viva.

Desde el opus caementicium de los romanos, el hormigón ha ido evolucionando. Hoy podemos incluso eludir su condición gris y opaca dejando paso a la ‘translucidez’ de los hormigones cargados con fibra óptica, la cual permite que la luz traspase la estructura del material. La composición de estos hormigones especiales, además de la fibra óptica repartida en granos con un diámetro que oscila entre los 2 micrómetros y los 2 milímetros, incluye cemento, arena y resina epoxi transparente y estable frente a la radiación ultravioleta. La adición del material transparente no impide que el hormigón tenga resistencia mecánica.

El aglomerante que forma este hormigón especial es un cemento blanco denominado TX Active, de Italcementi,  que cumple con un índice de blancura superior al 85 %. Su blancura se debe a la inserción de nanopartículas de TiO2 (dióxido de titanio).

Las fibras de vidrio utilizadas como aditivo son básicamente un fino hilo de vidrio. El material resultante es translúcido, ya que las fibras de vidrio guían la luz en forma de pequeños puntos, a partir de una cara, iluminando la cara opuesta del bloque.Debido a los millares de fibras ópticas paralelas, la imagen del lado más claro de la pared aparece en el lado más oscuro sin ningún cambio. Teóricamente una estructura construida con este cemento puede tener varios metros de grosor, puesto que las fibras son capaces de trasmitir la luz hasta 20 metros sin pérdidas significativas de intensidad y brillo de la luz. El volumen de la fibra óptica que se utiliza es pequeña: sólo un 4% del volumen total. El cemento translúcido se presenta en forma de bloques-placas, que pueden utilizarse en la composición de muros o pilares. Es 30% más ligero que el cemento convencional, permite el paso de hasta 80 % de la luz y mantiene las propiedades fundamentales de dureza, fraguado y resistencia a la compresión, contribuyendo a reducir el consumo eléctrico del edificio.

 

Pasajes Arquitectura y crítica 100. Octubre de 2008. Página 36 (Estadio “Nido de Pájaro”: Estructura = fachada = cubierta = espacio).

El efecto espacial del estadio es insólito y radical, pero al tiempo simple y de una inmediatez casi arcaica. Su imagen es puramente estructural. Fachada y estructura son idénticas. Los elementos estructurales se sustentan unos a otros y convergen en una madeja espacial en la cual se integran fachadas, escaleras, cuenco y cubierta.

Para hacer la cubierta a prueba de inclemencias meteorológicas, ,os espacios entre el entramado estructural se rellenan con una membrana traslúcida, exactamente igual que los pájaros cierran los huecos entre las ramas entretejidas de sus nidos con materiales más mullidos.

Como todas las instalaciones del estadio – restaurantes, salas, tiendas y servicios – forman unidades autónomas, es posible materializaras sin necesidad de construir la fachada como un cerramiento sólido, lo cual permite la ventilación natural del recinto, que es uno de los aspectos más importantes para hacer sostenible el proyecto.