Entrega 1er Protoproyecto

1

Nos enfrentamos al tema “cenar frente al Bósforo” buscando información sobre el comer, sobre la acción misma y reflexionando sobre la acción de los sentidos en este acto.

2

En una segunda vuelta, nos damos cuenta de que en el propio acto de comer hay mucho más que alimentarse o llevarse comida a la boca. Jugamos desde el punto de vista de mirar y ser mirado y desde ahí descubrimos las celosías y el juego que puede haber con ellas. Entrando en este mundo encontramos numerosos referentes como las instalacines y la arquitectura de Iwamoto y Scott y por último el Bioplastic Facade del ITKE, cuya piel colocada en esa forma de “gusano” ha sido finalmente nuestro principal referente.

 

3 4 5 6
Una vez estudiada la piel que cubriría esta acción del comer, nos centramos en la acción desde su punto de vista más primitivo. Olvidamos la acumulación de utensilios que a lo largo de la historia han recogido los restaurantes más sofisticados y nos centramos en la creación de unas mesas en las que sean los propios platos y vasos y que crezcan a la vez a partir del suelo, creando situaciones como las mostradas más adelante.

En las primeras fotografías, referentes de mesas y vajillas que hemos ido encontrando, con creación de formas o talladas directamente en la piedra. Buscamos la textura de la propia comida y observamos las pieles que en estas texturas aparecen.

7 8 9

Finalmente nuestra etapa de búsqueda termina con la piel, la textura y la forma de nuestra instalación. Para ello probamos con diferentes objetos:

La primera imagen muestra lo que la piel de una mandarina puede ofrecer con un buen juego de luz y color, y la segunda el efecto que una vela cuando se derrite por varias zonas y es iluminada de la misma forma con luces de tonos diferentes.

Más tarde, en otras imágenes hemos usado verduras y hemos derretido otras velas para dar otras posibilidades al proyecto.

Por último, más que con la textura y la luz, pensando en la forma esférica que después de las primeras pruebas habíamos decidido darle, nuevamente un juego de posibilidades con pompas de jabón que crean infinidad de objetos muy interesantes.

10 11 12

Por último, podemos decir varias cosa del resultado de este análisis:
Lo primero es que no hay ningún resultado, sino que aún quedan miles de posibilidades con las que este proyecto puede transformarse.
Para que esto se entienda debemos definir las bases de nuestro proyecto.

En conclusión, buscamos una forma estructural en las que la celosía a través se mira, y que además hace la vez de cubierta para las comidas, debe ser autoportante, por lo que no debe necesitar una estructura independientes sino que ella misma y su continuación deben formar toda la instalación.

A partir de ahí, las destinadas a comer deberán ser el resultado de una continuidad de la misma celosía, y a la vez ser algo que emerge del suelo. Formar parte de la complejidad que esta celosía va a crear y a la vez de la sencillez que supone algo que nace del suelo.

Respecto a su colocación en la zona, buscamos un objeto que no pudiera estar colocado en realidad en ningún otro sitio. Un objeto que se relacione tanto con la vegetación como con el terreno. Además, gracias a su forma se irá colocando de forma continua por los huecos que los mismos árboles les hagan y a su vez irá creciendo por la ladera tal y como la topografía lo marque.

– En primer lugar, fotos de la maqueta de la celosía y de lo que sería la zona de comer. Después, varios dibujos de resumen de la forma y el detalle. Y para finalizar, un fotomontaje idea de su integración en la vegetación y su crecimiento por el terreno para culminar con dos dibujos explicativos de toda la intervención, su relación con el terreno, la vegetación y el lugar en sí. –

13 14 15 16 17 18 19 20

Publicado en -

Primera entrega

blanco (1)

“Ver el Bósforo siempre me ha sentado ben. Frente a la derrota, al desplome, a la opresión, a la amargura y a la pobreza que pudren por dentro la ciudad, el Bósforo está unido en lo más profundo de mi mente a sensaciones de unión a la vida, de entusiasmo por vivir y de felicidad. El espíritu y la fuerza de Estambul le vienen del Bósforo.”

Orhan Pamuk

Publicado en -