ec2_p

Cinta de Möbius / Botella de Klein

Una superficie de una sola cara, de un sólo borde y no orientable. Un objeto que no diferencia entre cara exterior y cara interior. La cinta de Möbius (1858) ha sido objeto de interés en distintos campos, algunos bien conocidos como los dibujos de M.C. Escher. Y que ha dado lugar a otros similares, como la botella de Klein (1882), una superficie de una sola “cara”, que no tiene interior ni exterior y que no es orientable. Éstos constituyen el punto de partida del proyecto.

Habitabilidad líquida para una sociedad líquida.

Una sociedad cambiante, no sólo en forma si no en ubicación. Una sociedad que no se estanca, que fluye entre ciudades y entre naturaleza. Una sociedad que intenta adaptarse a lo que existe, pero que sueña con que sea lo existente lo que se adapte a ella, sin límites, sin barreras.

Se propone una “cinta” como nexo entre distintos ámbitos (urbanos, rurales…) y distintos países, una arquitectura preparada para recibir los cambios que la nueva sociedad genere. Cambios de sujeto. Cambios de uso. Cambios en su propia forma. Una arquitectura que permita ser habitada en toda su extensión, que permita que esa sociedad cambiante produzca sus cambios y genere nuevas formas de relación social. Una arquitectura que no conozca límites, que no distinga entre público o privado, entre fuera y dentro. Una arquitectura que permita ser utilizada cuando y como se quiera. Una arquitectura “líquida”.